En Sismo Similar al del 2010: ¿Cómo sería el comportamiento sísmico del nuevo Aeropuerto de Santiago?

Según Varas, si bien el proyecto no contempla la instalación de dispositivos de aislación sísmica hay dos factores que aseguran un buen desempeño sísmico del edificio. Estos son la modificación de la norma NCh 3357 después del terremoto del 2010, más los márgenes de seguridad tomados a la hora de diseñar la estructura. De esta manera,  frente a un sismo de similares características al del 27F,  el  nuevo terminal aéreo,  tenga un desempeño superior al de edificios tradicionales antes de esa modificación normativa.

De esta manera, el ingeniero que lidera el equipo a cargo del diseño estructural del nuevo aeropuerto respondió a la principal consulta de los asistentes a la Charla Técnica: Grandes Proyectos Nacionales. La iniciativa también contó con asistencia de Juan Espinoza jefe de proyectos de Nuevo Pudahuel.

VMB Ingeniería está trabajando desde 2015 en el diseño estructural de 7 edificios que conforman el nuevo aeropuerto. Se trata del procesador principal, 4 conectores o pasillos de comunicación hacia el sector de puertos de embarque y 2 edificios de estacionamiento, entre otras estructuras.

Debido a la gran superficie del proyecto, las diferentes edificaciones se han dividido en varios edificios independientes, separados por juntas sísmicas o juntas de dilatación. Este sistema asegura que cada construcción se comporte de forma independiente frente a un sismo y no haya impacto entre ellas.

 

VMB Ingeniería trabaja desde 2015 en el diseño estructural de 7 edificios que conforman el nuevo aeropuerto: El procesador principal, 4 conectores y 2 edificios de estacionamiento, entre otras estructuras. (Imagen: Nueva Pudahuel)

 

Para dar adecuado soporte a la construcción, cada una de estas unidades estructurales está apoyada sobre una serie de pilotes a nivel subterráneo, sobre los cuales se apoyan las fundaciones. Sobre las fundaciones nace la estructura de pilares,  vigas, y losas de hormigón que conforman las edificaciones. Además, sobre esta estructura de hormigón armado se apoya una estructura metálica que soporta la techumbre y apoya la estructura de fachadas.

Pero el T2 incluye además diversas instalaciones, tales como fachadas acristaladas o escaleras. Algunos de estos elementos deben pasar por las juntas de dilatación para operar en los distintos edificios, y es necesario considerar sistemas que permitan un desplazamiento.

Otros desafíos constructivos:

Durante su intervención en la charla de la CDT, el ingeniero también profundizó en los diferentes aspectos técnicos y los principales desafíos de la construcción del proyecto Nuevo Pudahuel. Según el socio director de VMB el tamaño de la estructura constituye un desafío constructivo importante “Se trata de un gran proyecto, que requiere mucha coordinación interdisciplinas. La idea es que cada especialidad logre conversar muy bien con toda la estructura”  comentó.

Estas charlas técnicas organizadas por la CDT, forman parte de un ciclo de conversaciones con especialistas de diversas áreas de la construcción donde se tocan temas de interés en la industria e intercambian opiniones con el público asistente.

La participación en este tipo de eventos significa para VMB Ingeniería un reconocimiento a la labor que realizan hace más de 75 años. “Nos permite mostrar nuestra filosofía y nuestra forma de trabajar, además que siempre es interesante tener la retroalimentación desde el punto de vista de los desarrolladores” explicó Varas.

Fuentes:

Nuevo Pudahuel

CDT